Vestidos para niñas

Vestidos para niñas de diez años, cómo son y cómo encontrar los mejores

Con la niñez avanzando a pasos agigantados, el momento de elegir vestidos para niña de diez años puede tornarse en algo sumamente divertido o en un dolor de cabeza. Afortunadamente el mercado actual ofrece una variedad lo suficientemente amplia como para que tanto padres conservadores como los más progresistas encuentren el vestuario ideal para esa edad en la que las niñas comienzan a querer verse un poco más a la moda, más grandecitas y a definir su estilo.

Las mayoría de esta generación de niñas de diez años busca actualmente sentirse y verse más independiente. Los medios, las campañas publicitarias y la sociedad en general, están impulsando a las niñas de esa edad a querer ser parte de las tendencias. Es por esto que muchos padres se encuentran en una encrucijada, entre qué tanta libertad darles y qué tanto limitarlas al momento de tomar decisiones sobre sí mismas. Uno de estos tópicos, por ligero que parezca, es la forma de vestirse. A continuación te daremos algunos tips para darles gusto a sus hijas, en cuanto a ropa se refiere, sin perder la bajada de línea que ustedes desean marcarles como padres.

 

Vestidos para niñas de 10 años ¿Cómo se supone que deberían ser?

Primero que todo hay ciertas características que definen los modelos de vestidos para niñas de diez años. La forma del cuello es una de las claves para diferenciar un vestido de niña de 10 años de uno de adolescente o de una mujer adulta.  Debes prestar atención a los cortes de los vestidos, por ejemplo, los cuellos redondeados, o levemente cuadrados, que cubren la mayor parte del pecho, están y seguirán estando de moda entre las niñas de esa edad y son los más adecuados para combinar todo tipo de estilos.  

Una vez aclarado lo del cuello, pasemos a los estilos y diseños. La onda romántica sigue siendo furor tanto en vestidos casuales como en los de fiesta. Los encajes sencillos y discretos en alguna de las partes del vestido, como por ejemplo en el torso, pueden darle un look muy actual sin abandonar la idea de la niñez.  Sin embargo es importante evitar el uso de volados de encajes en los hombros que, además de estar pasados de moda, sugieren una edad mucho menor que los diez años, y seguramente no le gustarán a tu hija.

Las flores diminutas, medianas y grandes siguen siendo un clásico entre los vestidos, y con el furor de la onda vintage pueden usarse como mejor les parezca y acomodarse a una gran variedad de gustos preadolescentes.  

Los lunares son otro imperdible, pero eso sí, hay que procurar limitarlos a los tonos con combinaciones en la escala de los blancos, el negro y el marrón, para evitar que se vean demasiado infantiles.  

 

Retomando y actualizando a viejos conocidos

Retomando el furor de la moda vintage, regresan los vestidos con estilos de los años 20 y estos ya vienen en modelos para niñas de diez años. Notarán que el corte de la cintura comienza a ser un poco más bajo y los vestidos más holgados amarrados con lazos por debajo de la cintura.

Los vestidos con faldas delicadamente plisadas y con corte en forma de A, los más populares en Pinterest, también son una excelente opción para que se sientan mayorcitas y sigan conservando la candidez de los diez años de edad.

La tendencia de destacar un solo hombro también llegó a los vestidos para niña de diez años. La diferencia está en el corte del cuello, un poco más redondeado, como lo mencionamos anteriormente. Por ejemplo, la colección de Zara Kids, que marca tendencias globales, ya la implementó y se puede ver en su catálogo de 2017 – 2018.

Y para los padres e hijas más aventureros existe la opción de elevar el corte de los vestidos por encima de la cintura con faldas en tres capas, ligeras y en telas como el rayón, el algodón y la seda.

Ahora bien, hablemos de los colores. Muchos padres pensarán que los vestidos de niña deberían seguir limitándose a los colores pasteles, pero no es así. Los colores ya no son una limitante al vestir. Las niñas de diez años también pueden llevar muy bien el negro, el gris y el rojo. Y ni hablar, obviamente, de lo bien que se les ven los colores vibrantes como el amarillo, el turquesa y el verde. También, afortunadamente, están en esa edad en la que pueden lucir perfectamente un vestido de rayas horizontales de varios colores. En este punto es preferible evitar el típico modelo de marinerita. Este modelo les luce mejor a las niñas menores de diez años para después pegar un salto de edad y volverse popular entre las adolescentes o jóvenes adultas.  

Los vestidos con estampados siguen siendo un hit entre las niñas más románticas, y hay para todos los gustos y personalidades. Sin embargo los vestidos planos son una gran opción para aquellas niñas de diez años que desean lucir un poco más grandecitas ante sus amigas, y en este punto les va a resultar más fácil ceder a aquellos padres que se resisten ver crecer tan rápidamente a sus hijas.

Y para cerrar, recuerden cómo se sentían cada vez que sus padres les decían qué hacer y qué no. Probablemente las generaciones pasadas eran más sumisas a los diez años en lo que a moda se refiere, pero los tiempos cambian rápidamente y aunque los padres siempre serán los guías y el ejemplo de sus hijas, ellas también pueden opinar sobre cómo y cuándo se sienten más seguras de sí mismas.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *